DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

  • Momento de visibilizar y atender problemáticas y barreras, no de celebración.

La Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, que dirige Ada Irma Cruz Davalillo, hace las siguientes consideraciones sobre la conmemoración del Día Internacional de la Mujer 2019:

Para la CANACOPE ServyTur Ciudad de México, la importancia de conmemorar esta fecha, radica en visibilizar la problemática y las barreras que impiden el libre desarrollo de las mujeres en el ámbito empresarial y de los negocios, siendo que el 51 por ciento de los negocios que integran el sector, está compuesto por mujeres.

Para Ada Irma Cruz, el principal factor que representa un freno al libre desempeño de las mujeres para desarrollarse en la Ciudad de México, es la inseguridad y particularmente la violencia que se ejerce hacia las mujeres y que, por desgracias, se ha incrementado en casos e intensidad en los últimos años, una muy triste tendencia que refleja un quebranto en la sociedad.

Para una mujer que ha decidido ser emprendedora, sin importar las razones y las condiciones para ello, invariablemente deberá enfrentarse a casos de violencia verbal, simbólica y por desgracias, violencia física, por la sola condición de ser mujer.

Proveedores que cobran más, que intentan engañar a las empresarias mujeres con cobros extras, retraso en entregas, indiferencia ante problemáticas; abuso por parte de inspectores y funcionarios que asumen a las empresarias como objetivo para amenazas de cierre del negocio y que son presionadas para acceder a la corrupción.

Violencia por parte de clientes, abusos, malas palabras son experiencias cotidianas que tanto mujeres empresarias, como empleadas sufren en el sector comercial y de servicios; a lo que deben sumar la incertidumbre y el miedo de salir de casa todos los días, por caminar por las calles, o usar el transporte público.

“Este 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, es un excelente espacio para sensibilizar a la sociedad sobre las condiciones de desventaja en las que deben desempeñarse las mujeres, no sólo en el sector comercial, sino en cualquier actividad; el 8 de marzo debe entenderse no como celebración, sino como un punto de partida para avaluar e intentar resarcir y erradicar prácticas de violencia, simbólica, verbal y en relaciones de poder, así como la violencia física que está afectando a la mitad de la sociedad y de nuestra ciudad”, concluye Ada Irma Cruz Davalillo.