Sondea tus  gastos

Haz un check list de como usas tu dinero durante 30 días, eso te ayudara a darte cuenta si tus hábitos de compra, ahorro y conversión son los más adecuados hasta el momento.

Crea un presupuesto

Esto te dará la posibilidad de  usar la información que obtuviste  y poder generar una distribución adecuada de tur recursos económicos con la posibilidad de ahorrar evitando gastos hormiga.

Practica el gasto consciente

Esto significa elegir activamente a dónde se va tu dinero, exactamente igual que lo haces en tu negocio. Gastar demasiado en las cosas que te gustan y reducir costos en las cosas menos importantes. Esto ocurre automáticamente en los negocios, donde monitoreas cada centavo que gastas. Es menos probable que la gente gaste sin pensar si sabe que dejará un rastro en papel.

Conviértelo en ganancia

Tengo una teoría: Si pudiéramos reemplazar la palabra “ahorros” por “ganancias”, el mundo tendría a muchos más ahorradores motivados. Todo el mundo sabe que si una empresa gasta más de lo que gana, no podrá convertirlo en ganancias y pronto el negocio morirá. Lo mismo ocurre en las finanzas personales.

Conoce tu valor

Los negocios tienen una variedad de indicadores financieros que les permiten saber dónde están parados. No existe una razón para que no hagas lo mismo en casa; si usas un software para monitorear tus gastos, sólo se trata de generar una hoja de ingresos y una de ganancias y pérdidas.

Written by 

Leave a Comment