En el mercado actual la innovación permite a las organizaciones aumentar su competitividad en el mercado, la innovación debe ser consecuencia del trabajo en equipo de todo el personal. Se cree que la innovación solo se enfoca en los productos o servicios que comercializa la empresa, pero no es así, innovar también implica la optimización de los procesos para productividad empresarial.

Según el último ranking en innovación realizado por Bloomberg, nuestro país se encuentra en el puesto 29 de innovación, por detrás de República Checa y Hungría

Innovar en los diferentes procesos de la empresa puede significar muchas cosas: redefinir esos procesos, aplicar nuevas tecnologías, buscar puntos de mejora para aumentar el valor. Puede ser un gran cambio, radical, que signifique una ruptura con los procedimientos anteriores, o bien más graduales, pequeños cambios que buscan mejoras en los procesos

Las empresas que apuestan por la innovación se caracterizan por ofrecer al mercado, de forma más o menos continua, nuevos productos o servicios con el fin de satisfacer las necesidades y expectativas cambiantes de sus clientes. Para ello, resulta imprescindible mirar continuamente al mercado para conocer qué es exactamente lo que se está demandando. Además, escuchar a tus clientes les hará sentir considerados, lo que mejorará aún más si cabe tu posicionamiento.

¿Por qué tener innovación empresarial?

Innovar los procesos empresariales permite que estos se lleven a cabo de manera eficaz y permite la optimización de los recursos.

Agrega valor competitivo a la empresa dentro del mercado.

Ofrecer de manera continua innovación en los productos o servicios que se ofrecen va generar fidelización con el cliente ya que se busca siempre la satisfacción de sus necesidades.

Mantener en constante innovación la organización hará por ende que el personal genere siempre nuevas ideas por lo que siempre el talento de los empleados será evolutivo.

¿Cómo ser innovador?

Hay que ser creativo, pensar diferente. Para ello hay que empezar por adoptar una actitud innovadora.

Buscar la especialización, lo que permitirá abrir espacios sin competencia. El precio no es siempre el factor determinante si lo que se vende es lo mejor.

La tenacidad da sus frutos, aunque el camino se llene de fracasos.

Ayudarse de los que están alrededor porque ellos son los que saben cómo mejorar las cosas.

¿Cómo ser un líder innovador?

Debe ser una persona con una alta capacidad de planificación y de visión estratégica, ya que parte del éxito de la innovación va a depender de cómo se adelanta al mercado y a los competidores.

Su enfoque al cliente debe ser profundo, ya que la innovación debe ser acorde a las necesidades y expectativas de los clientes.

Debe ser capaz de confiar y delegar en los compañeros.

Favorece la comunicación corporativa en todas las direcciones con el fin de aprovechar al máximo la inteligencia colectiva de la compañía.

Su capacidad de persuasión es alta. Así, son capaces de exponer sus ideas de forma entusiasta para motivar e ilusionar a quien les escuche.

Son también buenos comunicadores, por lo que transmiten con facilidad el mensaje deseado.

Entrenan su creatividad cada día para poder aportar ideas diferentes a las necesidades que se plantean.

Además, son personas optimistas y perseverantes. Los proyectos de innovación a veces no consiguen los resultados esperados. En estos casos, un líder innovador es capaz de obtener conclusiones positivas y transmitirlas al equipo.

Por todo lo anterior, la innovación empresarial no es una moda ni una opción para las empresas, sino una verdadera necesidad en una sociedad que avanza a pasos de gigante y que necesita empresas que avancen, al menos, a esa misma velocidad.

Por:  Vianey Miranda / Art Creativa

Written by 

Leave a Comment